El lector
Autor: José Rivero

Comentario:

Confiesen o váyanse. El sacramento de la confesión instaurado por la iglesia católica tiene algunos elementos que podemos utilizar en otros contextos, uno de ellos es la política. Se acercan las elecciones y tanto partidos como candidatos se ostentan como incorruptibles damas de la caridad que nunca han pecado. La prensa le sigue el juego y les preguntan una y mil veces acerca de su pureza y el pueblo escéptico pela los ojos. La iglesia nos toma a todos como pecadores e inventa el sacramento de la reconciliación o sacramento de la penitencia mediante el cual el arrepentido recobra su gracia. El sacramento establece cinco pasos: 1/ examen de conciencia 2/ dolor de corazón 3/ propósito de enmienda 4/ confesión de los pecados 5/ cumplir la penitencia. Yo pregunto a los políticos del PRI y PAN ¿tienen un auténtico dolor de corazón por los miles de tropelías cometidas? ¿Tienen un propósito de enmienda? ¿Han hecho pública su confesión? Si las respuestas son negativas no tienen legitimidad y no deberíamos aceptar sus postulaciones. No hay de otra. ¡Confiesen o váyanse! 2/ El Planeta de los Simios. En la película del mismo nombre estelarizada por Charlton Heston, tres astronautas pierden su rumbo en un viaje interestelar y aterrizan en un planeta desconocido donde una civilización de simios inteligentes controlan unos humanoides sin lenguaje ni inteligencia. Después de una serie de situaciones los simios listos se dan cuenta que los astronautas eran también inteligentes y los acosan y pretenden exterminar pero Charlton Heston huye a través de un desierto y se encuentra una estatua de la libertad en ruinas y entonces se da cuenta que había regresado a la misma Tierra cientos de años después y solo habían sobrevivido los simios desarrollados y cultos y algunos humanos como animales. Al darse cuenta lo que había sucedido Charlton Heston maldice a la humanidad que se había auto exterminado en una guerra nuclear. Eso es lo que estamos logrando y bien pudiera acabar la estupidez humana actuando peor que simios armándonos hasta la total destrucción y contaminando sin límite. Somos siete mil millones de tontos que aceptamos vivir bajo el chantaje de una decena de países con capacidad nuclear. Dios nos proteja pero nosotros no podemos ni debemos aceptar lo nuclear. Los países nucleares son en primera instancia los Estados Unidos, Rusia, China, Inglaterra y Francia. En una segunda lista está India, Pakistán, Israel, Corea del Norte e Irán. Somos en verdad “El Planeta de los Simios”. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos y Oídos de Niño". Sobre Rieles. (2 de 3). La mezcla de esas decenas de olores frescos, formaba un perfume paradisíaco que aun habita en mi memoria olfatoria, el intenso aroma de las guayabas, los membrillos y las manzanas. También las papayas y los duraznos aportaban sus olores para formar un estímulo increíble. El olor del tabaco fumado en el carro y las tortillas que se quemaban en la orilla de las vías por las marchantas. Los chiles secos tostándose en comales de barro. Y hasta las aguas frescas multicolores, en enormes jarrones de vidrio transparente, con pedazos de hielo flotando en ellas. Mamá y la abuela nunca nos dejaron beber de esas aguas, pero compraban los tamarindos y hojas de Jamaica con las que harían las infusiones al llegar a casa. Los refrescos embotellados no se estilaban en aquellos años y solo bebíamos las aguas que se preparaban domésticamente. Arriba, sentados o en cuclillas y engarruñados en el techo de los carros, embozados desde el casco hasta las botas, iba la escolta militar. Eran no más de cinco de tropa y un oficial de rango desconocido para mí. Solo sobresalían del embozo las puntas de sus rifles. Así pasaban el largo viaje de 24 horas o más, con el frío de frente, la lluvia en el lomo y el sereno en sus cascos. Todos eran Juanes a la moda vieja, sufridos, estoicos, sin quejarse y obedientes. Dispuestos a defender el tren contra los forajidos que abundaban todavía en el país. A mí siempre me causaron sentimientos encontrados por sus armas, por su impertérrita actitud y porque no hablaban con nadie, solo entre ellos y si les daban permiso los jefes. Me hacía mucha gracia ver cómo salía el humo de sus cigarrillos de entre sus embozos, parecía que se estaban quemando. Ya de grande me dijeron que lo que quemaban nuestros Juanes era marihuana. Cuando me dormía, me preguntaba cómo le harían ellos para todas sus necesidades, inclusive la de dormir. Dónde comerían, se bañarían o no en todo el viaje, pues el humo del carbón de la maquina los iba ennegreciendo poco a poco, un poco más de lo que ya estaban. Mi abuela nos decía que debíamos de respetarlos pues eran los que nos ayudarían contra los malos. Junto con mis hermanos que éramos diez, hicimos estos viajes invariablemente cada Navidad entre mis cuatro y nueve años de edad. Íbamos a la ciudad de México en vacaciones de invierno. En los veranos íbamos a las playas del golfo: Veracruz, Tampico y otra más. Pero a ellas nos íbamos en autobús. Era mil veces más divertido el tren que el autobús. Podíamos correr, investigar, perdernos de la vista de la abuela y descubrir cosas nuevas. Las cosas más inquietantes para nuestra imaginación infantil, eran los túneles con su repentina obscuridad pues no siempre prendían las luces del vagón a tiempo y entrábamos en pánico. Además de los puentes altísimos por los que pasaba el tren. A veces la inclinación del sol nos permitía ver en el fondo de los barrancos la sombra del convoy con todo y el humo de la máquina. Esto nos angustiaba muchísimo, pues pensábamos que con un empujoncito se podía caer el tren. Y no estábamos muy alejados de la realidad pues cuando soplaba mucho viento, nos daba la impresión de que se bamboleaban los carros. Otra cosa que disfrutábamos desde las ventanas del tren, era cuando se paraba en las estaciones más diversas. La cantidad de antojitos y de curiosidades extrañas para nosotros que había en cada una de ellas. Lonches de cabrito, enchiladas de pollo, queso agrio y cebolla, atoles, panes de maíz de mil formas y sabores. Molletes, empanadas de camote, calabaza, membrillo, fresa y manzana, pan de pulque, enfrijoladas y garnachas. (Continuará). Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Alejandro Jiménez Orci

Comentario:

Leí recientemente: “Las personas que más critican son las que menos ayudan y las que menos logros han tenido en sus vidas”. Comencemos con el Sr. (Dudo que Dr.) Ricardo Garrés, un AMLOVER 70añero que usa camisetas del Che Guevara (otra vez, penita ajena) quien a propósito y saliéndome un poquito del tema, ¿adivinen donde vive? Lo leerá bien, donde el mismísimo fifí de los fifís, mirrey de los mirreyes vive, Mr. Donald Trump porque, si señores, ni vive en México, vive en, you read it here, ¡Austin, Texas, UNITED STATES OF AMERICA, Yes Sir!! Es decir, no sabe ni siquiera que es vivir bajo el comunismo de la 4T. Solo para que los lectores pongamos en perspectiva a quien leemos. Segundo, otro bocón nefasto Mr. Nobody de los movimientos FRENAA, el señor Don Nadie Raúl Rubio Cano. Según esto Investigador y Sociólogo (sociópata más bien) que al igual que Mr. Fifí Garrés, nunca ha logrado algo importante en su vida como columnista y precisamente no aspirará nunca a algo importante. Me recuerda a la prensa Pro Nacional Socialista (Nazi) que fueron olvidados en Alemania, en fin. Increíble que los que más critican a los que si queremos una mejor comunidad, a los que no solo alzamos la voz sino hacemos algo por México son los primeros que JAMÁS salen a protestar para defender sus propios ideales o, ¿alguien ha visto una protesta PRO-AMLO fuera de Hashtags en Twitter? Yo tampoco. Que se organicen algo Mr Nobody y Don Nadie para ver de que están hechos, los retamos. Déjenme decirles que sí protestamos los ricos… los ricos de conocimiento, libre pensamiento y amor por México, ni la cartera ni el vehículo define a las personas. Los pobres de educación, sentido común y cerebro como ambos comprenderán, jamás aspirarán a algo trascendental o, ¿alguien recuerda a un columnista Nazi? Ni yo. Finalmente, y siempre recuerden: “Trata bien a un Neoliberal, lo más probable es que trabajes o termines trabajando para uno”, sobre todo después del 30 de noviembre de 2020. Como siempre, Garrés con sus comentarios cubano-chavista-amlover: “No sufrimos una crisis económica, sufrimos una pandemia”. Al vivir bajo el pecho amamantador de Donald Trump es fácil opinar. Lo que buscamos los empresarios es apoyo para salir adelante, del dinero de nosotros mismos. Que unos no paguen no quiere decir que el 97% de las PYMES que conforman el país hagan lo mismo. Por cierto, tú ni pagas impuestos en México. Tú vives en los USA, ¿de qué te quejas? Insisto, que curioso que también hablas mal de Estados Unidos cuando allá. Como siempre, hay que tomar los comentarios de quien vienen. En este caso de un frustrado con su camiseta del Che Guevara bien puesta. Se me hace que le mandamos los comentarios a los de ICE, a ver qué opinan ellos. ¿Por cierto, a Chamberlain como le fue con Hitler? ¿Bien? Creo que la historia habla por sí sola. Algunos si leemos (y también leemos entre líneas). Si pretendes ridiculizar a FRENA me ridiculizas a mí y a mi familia y eso no te lo voy a permitir. FRENA es la manifestación cívica y constitucional de todo mexicano, independientemente del objetivo, o ¿acaso también te parece ridícula la Libre Expresión? De ser así, no eres un chavista cubano, eres un verdadero Neonazi. Quizá deberías llamarte Ricardo Goebbels Por cierto, con tu expresión “lo que el viento le hace a Juárez”, ¿te quejas del despojamiento? Te recuerdo el tratado de Mclane-Ocampo, ideado por el ídolo de tu Dios, Benito JuáEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: José Manuel Reyna de la Fuente

Comentario:

Señor Garrés: Enhorabuena, felicitaciones por su discernimiento respecto a AMLO; su asiduo lector. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ricardo Garrés Valdez

Comentario:

Lo grave de la ignorancia de quienes escriben en periódicos: "Que incómodo escuchar al presidente alabar a Trump. Mucha coreografía. Pocos logros." Denise Dresser. El Norte/Reforma. Esta fémina obviamente no vive en Estados Unidos, ni está informada de la vida de los latinos en este país. Cuando Trump inició su ataque a México  declarando ante multitudes de blancos "México nos envía la peor gente, violadores, narcotraficantes, ladrones" desató una ola racista de odio contra los latinos. Conocí hombres y mujeres quienes tenían miedo siquiera ir al supermercado, porque las ofendían las mujeres blancas y hasta las atacaban físicamente. Igual con los hombres. Con el tiempo se dedicó a atacar a otros, a principio de año a los chinos culpándolos del Covid-19 y la gente empezó a atacar a las personas de apariencia asiática. Todo esto lo hace Trump para su beneficio electoral con su base de blancos racistas, que asciende a un 36 % de los votantes aproximadamente. La Sra. Dresser es claramente papanatas; AMLO logró mucho para los 36 millones de mexicanos que habitamos en Estados Unidos "por necesidades de la vida": ni modo que por gusto como algunos. Mantener relaciones internacionales cordiales con un narcisista dictador como Trump,  es "el triunfo de la diplomacia" de AMLO,  y salva al país de amenazas a su economía y su gente; por ejemplo, puede poner graves obstáculos a las transferencias de dólares de los mexicanos, los cuales son una parte extremadamente importante para la estabilidad del peso, la economía, y aliviar la pobreza de millones de mexicanos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Autor: José Enrique Carrillo

Comentario:

Amigos de Monitor Político, la reciente visita del ejecutivo federal  al vecino país del norte se especuló que tendrá efectos en la elección en ese país, falso, votación tras votación ha dejado lecciones el voto soberano libre, y tiene dos efectos de conducta 1.- el deseo del voto y 2.- la emoción del voto, y este último colocó a Acción Nacional en tercer lugar seguido del de la Republica Democrática y siendo el PRI  el ganador después del sexenio del ejecutivo de ese partido; posteriormente gana el ejecutivo actual conocido como AMLO, con un amplísimo margen a los demás partidos dentro de un excesiva y fastidiosa publicidad en los medios de comunicación, de los partidos políticos, dicho margen de diferencia no creo que lo logre un candidato la próxima elección para ejecutivo federal, no se ve candidato; al contrario se ven pleitos internos partidistas muy claros, y un nuevo partido por registro con líderes de otro partido conocidos; eso no funciona en la emoción de quién vota, tal vez para esa elección se tendrán que medir en veinte millones mínimo de votos para aspirar a ganar, pero ¿qué nos pasa? Diría en paz descanse Héctor Suarez, si los partidos no en el gobierno no veo campañas en contra del covid, solo miro en sus suspirantes o chapulines para el 2021, ¿qué hubiera pasado la pandemia en año electoral? en otra historia el voto emocional o de castigo, surgió entre una lista muy larga entre otras causas, por esta frase "solo me buscan cuando quieren el voto" y quedando el voto duro si lo tienen los partidos vs voto libre, conclusión el voto libre y el voto duro es igual en todo el mundo, por eso la visita del ejecutivo federal es falso e ingenuo influya con la visita en el vecino país del norte, en los electores del vecino país, depende de sus ciudadanos en su madurez ciudadana e intención del voto, es mi opinión y respeto las demás, cuiden su salud y futuro, gracias por el espacio. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Óscar Frese

Comentario:

Nuevamente el Sr. que se proclama periodista historiador y que se dedica a denostar al peje, nos dijo hoy palabras menos o más 1 que amlo mostró SUMISIÓN; 2 que ojalá tuviera la mitad de nobleza con los nacionales; disiento totalmente. No vi NINGUNA sumisión. A los mexicanos nos trata con igual o más nobleza. Incluso a sus detractores como Tamez que hace días dijo que la 4T era el PRIMER gobierno de izquierda de México y se olvidó de Lázaro Cárdenas. Su inconsciente histórico de derecha lo traicionó. Le recomiendo a este Sr. que lea el artículo de hoy de José Jaime Ruiz, verdadero analista inteligente e informado de la política mexicana para que este pseudo historiador y periodista no salga otra vez con domingo 7. Saludos y buen fin. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos y Oídos de Niño". Sobre Rieles. (1 de 3). - Nunca entendí por qué le llamaban el corcel de hierro. Por su poder y su tamaño, así como por sus sonidos estentóreos y su enorme fuerza. Esas máquinas de vapor, más que caballos, parecían elefantes africanos, rinocerontes, hipopótamos, toros de lidia, o bueyes. Arrancaban patinando con violencia, parecía que no podrían con la encomienda de arrastrar tantos vagones. Cada arrancón hacía que las ruedas motrices resbalaran en los rieles y se quedaran patinando para avanzar unos cuantos metros. A veces echaban chispas. Resoplaban, arrojaban vapor por todos lados, sonaban la campana y sus silbatos. Y al fin, la enorme línea de vagones comenzaba a moverse lenta, suavemente, como sin esfuerzo, aunque al principio daban tirones fuertes. Al acelerar, el ruido causado por las ruedas al pasar sobre las juntas de los rieles, se iba haciendo más rápido. Ese era nuestro velocímetro pues nos daba una idea de la celeridad con que íbamos avanzando. Nos llamaba mucho la atención ver dos máquinas unidas cola con cola o trompa con trompa, por lo cual una de ellas iba en reversa. Cuando estaban cola con cola gritábamos, “¡perritos pegados, perritos pegados!” La abuela se enojaba y nos daba un coscorrón amenazando con dejarnos sin postre o llevarnos de regreso a nuestro carro. Después de la máquina iba la carbonera. Seguían el carro del correo, después uno o dos sin asignación especial. Los de pasajeros se dividían en tercera clase con sus asientos de madera entablonada. Después segunda, primera, primera especial y el Pullman.  Al final el cabouse y a veces el carro comedor. En los de primera y primera especial, se podían mover los respaldos de los asientos, de modo que quedaban dos asientos cara a cara y formaban un pequeño espacio familiar. A todos nos gustaba más viajar en los vagones de primera y segunda pues podíamos llevar las ventanas abiertas. Sacar las manos y recibir en la cara lo que creíamos que era el vapor de la máquina, pero la abuela decía que eran escupitajos de la gente maleducada. Nunca nos convenció pues tomamos sus comentarios como las típicas reconvenciones de los mayores para evitar que tuviéramos un accidente. Cada vez que podíamos, con el pretexto de ir al baño, recorríamos todos los vagones que se comunicaban entre sí. Había algunos con las puertas trancadas que impedían la entrada a los pasajeros. En este recorrido era obligatorio entrar a todos los excusados de cada carro.  La mayoría si no es que todos olían a rayos, pero nos divertía mucho ver los durmientes y las vías del tren a través del agujero del sanitario. En cada clase de carro iba un tipo diferente de gente; en los de tercera y segunda, los más pobres, casi todos indígenas o campesinos con sus líos, tambaches e itacates. A veces nos invitaban de sus comidas que eran verdaderas sorpresas gastronómicas. Aunque nuestra madre y abuela eran cocineras de cinco estrellas, a los niños las comidas novedosas nos fascinaban. Después me tocó ver en las películas de la Época de Oro del cine nacional, muchas de esas escenas que experimentamos en vivo y en directo. Gente con gallinas, lechones, guajolotes, arpilleras llenas de totomoxtles y pepextles, que son las hojas secas del maíz, para los tamales. Huacales con loza, tanates con frutas y ropa, petates enrollados y amarrados en la espalda, y mecapales sin desmontar de sus cabezas, así como flores de cien olores, colores y tamaños. Señores fumando sus cigarrillos de hoja al amanecer, unos escupiendo y otros afinándose la garganta con quien sabe que alipús o brebaje. Así era en el tren y en los autobuses, hasta en las pangas y chalanes que en aquellos años se usaban para cruzar algunos ríos que no tenían puentes y que por lo caudalosos nos llenaban de pánico. Los dos chalanes que usábamos, eran jalados con mecates, por hombres forzudos, desde cada orilla, para acercarlo al lado opuesto. A veces la corriente era muy fuerte y se llevaba la panga río abajo, varios metros, lo que preocupaba a los adultos y asustaba a los pequeños. (Continuará). Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ricardo Garrés Valdez

Comentario:

"Gobierno no ha estado a la altura del desafío que implica la crisis económica": Gustavo de Hoyos. Una corrección para este papanatas: No sufrimos una crisis económica, sufrimos una pandemia; con los naturales efectos en la economía. Este bato quiere dinerito federal regalado, exención de impuestos que deben, y que AMLO los lleve a su camita a dormir, los cubra bien y les cuente una historia para que se queden dormiditos. Quiere nuestro dinero, lo que pagamos de impuestos, porque estos tipos viven evadiéndolos "legalmente" de mil maneras. En pocas palabras, no conocen la vergüenza estos payasos. Quienes critican la entrevista de AMLO con Trump son unos pobres ignorantes que desconocen la historia de ese país con América Latina y con México, a pesar de que nos despojaron de más de la mitad del territorio de la nación en una guerra de conquista, colonialista. Y claro, también ignoran los términos "armisticio", "Tregua" y "Détente." Esto último fue trabajado intensamente por Henry Kissinger durante la presidencia de Richard  Nixon, para disminuir la amenaza de la "Guerra Fría" con la Unión Soviética en su tiempo. De todos los términos, este último es el que más se acerca a la labor de AMLO con Trump. "Apaciguamiento" es el más cercano, como el que usó Chamberlain con Hitler, pero no le funcionó. En fin, que  pesar que Alejandro Junco y sus mercenarios en El Norte y Reforma critiquen y ridiculicen al presidente AMLO, le hacen "lo que el aire a Juárez", así como esos del "Frena", quienes "dan un pasito pa' delante y diez pa'trás." Ya se les desinfló su desfile de nacos en vehículos. Ese Gilberto Lozano claramente es un papanatas. AMLO es un verdadero estadista que lleva al país por la senda correcta, y produce un verdadero cambio, no como el papanatas del Fox y el dipsómano del Calderón, los cuales jamás combatieron la corrupción, bueno, ni siquiera la mencionaron. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Buscador:

Paellas