El lector
Autor: Medios ParaAcabarLaViolencia

Comentario:

Nuestra protesta no es violencia. Exigimos medios con Perspectiva de Género en México. Las protestas buscan recuperar el sentido último de las instituciones públicas: impartir justicia. Los medios tienen una responsabilidad clara en ayudar a romper con la normalización y el silencio que rodea las condiciones de violencia que viven las mujeres en nuestro país. Por tal motivo, las mujeres en México nos pronunciamos. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ariel Zapata

Comentario;

De la contienda Tigres-Atlético de San Luis, comentaré que con un hombre de más, el Tigre se dejó empatar al minuto 80 y eso le hizo que perdiera dos puntos. La película se repite con los clásicos marcadores  de un Gol de diferencia, veamos a que le apuesta El Tuca con este sistema en el contexto de cuatro puntos: 1.- ¿La confianza? 2.- ¿El error? 3.- ¿La velocidad del contrario? 4. ¿Alguna combinación de las anteriores? Fue una buena decisión del jugador del Atlético, de nombre Catalán, quien avanza a velocidad por una de las bandas, le gana la espalda al defensor Tigre y llega hasta el área y da el pase atrasado a donde dos de sus compañeros están listos para rematar, uno de ellos lo hace raso y al 2º. Palo y empata a uno. ¿Qué debiera hacer el cuerpo técnico del Universitario de Nuevo León? Ya que el Tigre juega por sistema igual, ya todo mundo sabe lo que va a hacer predeterminadamente, tras un error al conservar el balón hacia la defensiva y al saberlo un jugador como Catalán, los sorprende a velocidad y les madruga mediante un avance vertical al 100 % por la línea de banda y llegando al área corta en diagonal hacia el marco y casi en la línea de meta otorga el pase hacia atrás, el cual fue letal para el portero y los defensas que simplemente observaron un buen Gol. Una conclusión a guisa de corrección:  Jugándole a las espaldas es como se le gana al Tigre. Se tendrá que practicar algo en combinación con el portero Tigre, ya que los defensas en esos momentos están en línea. En contraparte Damm debiera hacer lo que Catalán más seguido y decidirse ya a meter Goles, una asesoría personalizada no le vendría mal, al igual que el Chaca que también lo hace metiendo Goles. Por su parte, el veloz y vertical equipo del Monterrey en su estadio, dio cuenta del Toluca con sendos Golazos y dominio casi total. Hicieron debutar al holandés Janssen después del minuto 70. El me dio la impresión de jugar a la Gignac, con la adicional característica de disparar al marco aún con defensores al frente. Su fortaleza de entrar a Gol, marcará diferencias. ¿Lo entenderá el arbitraje mexicano por su muy estilo europeo? Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.


Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos y Oídos de Niño". López Mateos, López Obrador, y la Retórica, el arte del Buen Hablar. ¿Recuerdan al presidente Adolfo López Mateos? ¡Sabía hablar y expresarse con elegancia, y pulcritud! Escucharlo, era una delicia para el oído, independientemente de que le creyéramos o no. Su discurso era terso, melifluo, preciso, varonil, y correcto. Usaba el español con amplitud, conocía bien sus recursos, y los aplicaba. Era elegante en el vestir, varias opiniones calificadas, así lo afirmaban. Por trivial que parezca la cita que refiero, reintrodujo el uso del gazné, en el México de su época, como una pieza de elegancia masculina, que muchos imitaron. Dicen los que saben de política internacional, que mantuvo una posición digna, sin temores o agachadas, ante los embates de los gringos. Negociando, cediendo y exigiendo, sin rendir a la Patria. Jamás bajó la cabeza, y mantuvo en alto, los intereses del país. Comentan que murió pobre, y que el ganón con las tranzas de su sexenio, fue su secretario particular. A él, lo que despertaba su interés, eran las mujeres guapas, no el dinero o el poder, a pesar de que tuvo a su disposición ambos. Ahora, los que observamos y comparamos, a estos dos López, confirmamos que hay de López a López. Como sucede con López Rayón y López de Santa Anna. Ya he dicho que le deseo lo mejor de lo mejor, al actual presidente, López Obrador para que nos vaya bien a todos. Pero a veces es difícil mantener simpatía por alguien que revira a cada rato y se siente depositario de la verdad absoluta, con su trillada expresión, "Yo tengo otros datos". Sus repetidas menciones del famosísimo neo-liberalismo, que lo mantiene vivo en el imaginario de la raza. Las reiteradas alusiones a sus enemigos, que califica de zopilotes, en espera de su porción de carroña. Los fifís, los de la Mafia del Poder, los corruptos de antes y los honestos de ahora, en fin, hoy todo es mejor. Aunque muchos lo dudan. Pero una cosa que exaspera a sus oyentes, es su estilo multi pausado, entrecortado, con altos innecesarios. Si sus discursos se escribieran con notas en papel pautado, estaría lleno de silencios, entre nota y nota. Aunque algunos expertos consideran a los silencios, como notas. Conozco varios simpatizantes de AMLO, que me confesaron que les exaspera su estilo de hablar. Unos me dijeron que les causa ansiedad oírlo, otros, se molestan con la espera entre pausa y pausa, pues les parece agresivo y provocador, tanto pedacerío en su discurso. Da la impresión de que está premeditando lo que va a decir. Recuerdo a López Mateos, con una sonrisa amplia y franca, que invitaba a acercarse. Dicen que cometió muchos errores e injusticias, con los disidentes políticos, no lo dudo. Pero al menos su discurso era disfrutable, y se comportaba como un jefe de estado. No como un gallito de barrio, que todo lo arregla a golpes, vituperios y baldones, a pesar de que practicó el boxeo. López Obrador, ¿Que te cuesta aprender a hablar, como un presidente? Hay muchos cursos en el mercado. O pídele ayuda a tu vieja, que si sabe hablar. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ricardo Garrés Valdez

Comentario:

Las finanzas nacionales. "Estamos pagando a tres calificadoras entre 250 y 300 millones de dólares al año, podríamos tener dos, que es lo que se pide en el mundo de las finanzas, no tres, sin embargo decidimos mantener las tres y se paga un servicio" AMLO. Decidieron mal, AMLO. Es un patético derroche de millones de dólares. Las tres calificadores no hacen su trabajo bien: 1) Le dieron excelente calificación a Enron (AAA), semanas antes de que quebrara, y 2) Le dieron triple A (AAA) a los paquetes de hipotecas tóxicos que produjeron la Gran Recesión en el 2008: fueron quienes ayudaron a que se produjera ese debacle financiero que quebró naciones como Islandia, Grecia, Portugal, España, y debilitó otras. Dudo que posean la credibilidad que AMLO y sus secuaces -de “decidimos”: se nota que ninguno sabe lo que hace “con todo respeto”; pero son nuestros impuestos, AMLO. La deuda pública constituye aproximadamente el 46 % del GDP; comparada con Estados Unidos que es el 106 %, y nadie pierde el sueño por eso, Trump feliz, bajando impuestos a los ricos en un trillón de dólares y aumentando gastos, y por tanto, la deuda…”y no pasa nada”... Estas “Calificadoras” constituyen en todo caso el síndrome del “Pégame, pégame, pero no me dejes”; y AMLO parece ser ese tipo de masoquistas, pues “paga para que le peguen” a las calificadoras fraudulentas; ya ni López Portillo quien famosamente declaró “no pago para que me peguen” (a la prensa “fifiana”). Encima de esto, AMLO está reduciendo la corrupción fuertemente y por tanto, gastos, con los cuales -espero- pague los aumentos en gastos de programas sociales, si acaso hay aumentos en esos rubros. Si estuviera Christine Lagarde todavía en el FMI, y viniera a México, simplemente perdería su tiempo: AMLO se está portando en este sentido como un excelente administrador de las finanzas públicas; con la excepción, claro de esos 250-300 millones de dólares derrochados anualmente a esos ineptos y fraudulentos de las calificadoras. Las calificadoras se equivocan con México, como se han equivocado antes, incluso con Brasil en el 2015: unos perfectos papanatas. Con este pago anual este pago, no hay ninguna diferencia si Trump le impusiera a México un tributo de 250-300 millones de dólares anuales para construir su muro;  a la usanza de imperios antiguos que cobraban tributo a las naciones vencidas y conquistadas, o que negociaban un tributo y se sometieron al imperio de entonces. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Buscador:

Paellas