El lector
Autor: José Rivero

Comentario:

Humanidad extraviada. Rara vez se mezclan la pandemia con la política, los políticos huyen del mitológico reptil llamado pandemia, pocas veces se involucran y dejan a subordinados dar la cara, lo que es bueno en sí pero contrasta con el resto de los temas de interés público. Por ahora los ejecutivos están más interesados con la apertura de las economías mientras la gran pandemia no da su brazo a torcer y se desboca. Las malas estrategias para contener la misteriosa enfermedad dan por resultado rabiosas consecuencias. En México no se habla de apagar la pandemia sino de domarla y alargar sus efectos o “aplanar la curva”. Palos de ciego que los desorientados científicos se atreven a formular y a los políticos no les queda más remedio que conceder. Así se escribe esta trágica historia que doblega y somete a una extraviada humanidad. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: José Manuel Reyna de la Fuente

Comentario:

Nos da mucho gusto a los universitarios de nuestra Alma Mater, la UANL, que el cierre de escuelas y facultades nos haya puesto a prueba de lo que significa la educación a distancia o en línea. Nadie de manera sensata podemos argumentar en contra de esa Estrategia Digital, con el reconocimiento nacional al través del Señor Secretario de Educación Maestro Esteban Moctezuma. En lo particular, en la Facultad de Contaduría Pública y Administración, hemos seguido las pautas y lineamientos para que los estudiantes, a quienes evaluamos en el primer parcial, después de estar presencialmente en las aulas, continuarán y terminarán su semestre en forma virtual. Pero hay algo que quisiéramos advertirles a los estudiantes: Sean más conscientes y responsables para que su aprendizaje sea efectivo. Aprovechen correctamente el sistema digital con un alto sentido de autoestima, pues esas formas en que se van acreditando  sus materias, si no las digieren, si no las analizan, si no las asimilan tal como deben quedar capturados los conocimientos en la computadora natural que los humanos tenemos en la cabeza y cerebro, no estarán siendo verdaderamente preparados  y tomar un rumbo certero  para ser buenos profesionistas. Pasarán, sí, pasarán, pero no deseamos los profesores que sea para ser mediocres, sino que en el ejercicio de su carrera vayan a ser exitosos y den prestigio a nuestra Alma Mater. Ojalá que en agosto se reanuden las clases en las aulas con las precaucione debidas y evitar más víctimas de la terrible pandemia. Saludos al Maestro Ángel, Perico Mayor. Lo mismo a todos sus colaboradores y lectores de Monitor Político. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Cony  Chávez

Comentario:

Los Diputados de Nuevo León están siendo presionados para que no aprueben la reforma al artículo 3º. de nuestra Constitución, misma que ya fue aprobada en Comisiones y que está por votarse en el Congreso. Y eso que permanece intacto, sólo se le agregan 19 palabras de un pequeño párrafo que ya aparece textual en la fracción 3 del artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. O sea que no hay nada nuevo. El agregado dice: “Los padres tendrán el derecho preferente a escoger el tipo de educación que deberá de darse a sus hijos”. La misma idea aparece en la Convención de los Derechos del Niño, de la que México es parte y por tanto la respalda la CPEUM. ¿Tendrán claro los “presionantes” que ya no se valen hoy las mismas costumbres de siempre? Sencillamente porque la actual LXXV Legislatura es histórica. Son los primeros diputados que tendrán la posibilidad de reelegirse hasta por 12 años. Por más de 8 décadas el tema de la reelección estuvo en debate y finalmente hubo más argumentos a favor del SÍ. En la exposición de motivos hubo uno que pesó muy fuerte para que se diera la reforma político electoral de 2014 y por consecuencia, ahora, la reelección. Ese argumento habla de la imperiosa necesidad de que haya mayor cercanía entre diputados y sus votantes. En otras palabras, que la posibilidad de los diputados para continuar en el cargo, ya no depende sólo de los partidos que los postulan sino del caso que hagan a sus electores. Cada diputado representa -o debiera representar- a una cantidad importante de ciudadanos, así que hoy la mentalidad de cada diputado es -o debiera ser- muy diferente. En concreto, la Reforma de 2014 desdibujó la aplastante influencia que cada partido político mantenía sobre sus legisladores, así que hoy, cada votante debe  decidirse más por el beneficio hacia el ciudadano que por el beneficio a su Partido. En otras palabras, hoy están obligados a emitir sus votos en conciencia, mucho más que en obediencia. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: José Enrique Carrillo

Comentario:

Amigos de Monitor Político, el tema de la pandemia ha llevado a los que si saben de esta materia a dar opiniones muy crudas y mostrar la realidad, que es distinta a los que critican por los siglos de los siglos sin estudiar el problema de fondo, que eso provoca una falta seriedad, en este tema tan delicado que es la pandemia que nos toco vivir, si lo vemos sentimentalmente es cierto, algunos han cambiado para bien sus sentimientos espero que no sea como cuando viene el papá todos son buenos cuando éste se va, regresen a su personalidad de ambición negativa; unos geólogos que lamentablemente no anoté sus nombres que escuché la semana pasada, precisaron, que ni el populismo, ni los liberales, ni monarcas, ningún gobierno es decir, nadie ha podido con el coronavirus controlarlo, que el método que usan de la sana distancia tiene vigencia desde hace 4 siglos, ejemplo la peste; lo único que nos queda a los que tenemos deseos de estar en este mundo es cuidarnos con el viejo método de la sana distancia; la política partidista, la crítica de odio o todo está mal, también está mal para resolver el problema; me quedó claro, y desde luego el mundo está esperanzado en los médicos, enfermeras y auxiliares para vivir y la industria de las medicinas con lo que existe y desde luego los epidemiólogos que ojalá encuentren la vacuna, mi respetos a estas personas ahora sí nos acordamos de ellos, lo que vislumbran los científicos es precisamente que esto se debe resolver en forma global de ciudadanos y los gobiernos, ya hay tres pandemias, la más terrible del miedo originada por los contras al gobierno y por las mismas personas, que están en ese grupo, la pandemia del temor donde estamos los que procurarnos cuidarnos en la sana distancia, de acuerdo a un científico argentino en edad vulnerable, distingue el temor como prevención para que no me ocurra, la pandemia económica que ha pegado a muchos y ahí voy, las que se vienen y no tardan, si esto no se mejora, la pandemia de quiebras de empresas, generalizada y desempleados y una más del hambre; hay un pronóstico de 14 millones de latinoamericanos ya andan en ese rumbo; cuiden su salud como gusten y reconozco a quien y quienes tenemos el riesgo de contagiarnos por salir por necesidad, si habrá más contagios esto será el cuento tal vez de no controlar por ausencia de la anhelada vacuna, deseo salud biológica a todos; animo, gracias por el espacio. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ariel Zapata

Comentario:

Hagamos que los cangrejos mexicanos ya no se peleen y poder salir del bote de la división, en donde los pusieron. Unidos todos, sin sectarismos, pongámonos de acuerdo para crecer conjuntamente hacia la riqueza. Con la visión de confianza generada al estabilizar y consolidar la estancia en sus lugares de origen, los ciudadanos todos, una vez ya establecidos los medios motivacionales para permanecer en cada región, como sería el de contar con los medios indispensables para su desarrollo y llegar, ¿por qué no? hasta el punto de la manufactura exportable como una fuente de ingresos constante. ¿Cómo? Una simple manera: Si los propietarios o los poseedores de la tierra tuvieran la posibilidad de financiamiento (hay infinidad de fondos para el desarrollo), y poder implementar sostenidamente pequeñas agroindustrias en esos lugares, como sería el del cultivo permanente mediante la disponibilidad del recurso del agua en cualquier temporada y en todo el año. ¿Extravagante? ¡No, lo sería! Si en cada lugar, nos decidimos a no dejar pasar el agua de lluvia, apresándola en cada propiedad para tenerla disponible para el riego por gravedad y cultivar o desarrollar lo que sea. Estaríamos combatiendo la pobreza, dando pié al despegue hacia la riqueza. De esta manera cabe preguntar ¿Te quedarías o te irías del lugar? Los Estados Unidos y Canadá, fabrican y están fabricando lagos (Charcos en México) para desarrollar sus tierras con una vocación definida. ¿Por qué en México no lo hacemos? ¿Qué nos mantiene atados, en un contexto de desdén? ¿Quién o qué, nos lo prohíbe? Ya es momento de fomentar y de tornar a la confianza de la tenencia de la tierra y del arraigo de la gente. Es la forma de contener la migración, arraigándola en los lugares donde hay agua, retengámosla y no la dejemos pasar, Dios nos la manda, no la desperdiciemos. Rompamos ya con los tabúes, técnicos y sociales, que nos tienen frenados. Colonicemos nuestras tierras con agua, sí señor, con agua de lluvia. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ernesto Piñeyro-Piñeyro

Comentario:

"Con Ojos y Oídos de Niño". ¡Ha Nacido un Pollito! Aquella mañana, el pollito despertó de un sueño muy largo, creo. Había pasado 21 días durmiendo y metido en un lugar que se fue haciendo cada vez más chico, pues él iba creciendo cada día, más y más. En ese momento, se dio cuenta que estaba encerrado en un lugar muy estrecho, color blanco. Muy, muy blanco y duro. Como un refugio en forma de burbuja. Apenas podía moverse dentro de él, tenía su cabecita torcida y las patitas dobladas contra su cuerpo. Escuchaba ruidos muy raros que no entendía, pero que venían de afuera de donde él se encontraba. Algo así como pío, pío, pío. Cada vez eran más, más y más píos lo que se escuchaban. Como que aumentaba el número de los que decían, pío, pío, pío. Sentía que le daban golpes desde fuera a su refugio, y que lo movían cuando eran muy fuertes. Enderezó su cabecita y la movió hacia atrás, hacia su espalda, metiéndola entre sus alas. Se dio cuenta que su cabecita había dejado un espacio frente a él y con su pequeño piquito, tocó varias veces esa cosa blanca en la que se sentía atrapado. Las veces que tocó, le respondieron desde el otro lado. Entonces se decidió a picarle con fuerza y energía a esa cosa blanca. Las dos o tres primeras veces, le dolió el pico, pero solo sirvió para que le dieran más ganas de picar. Lo cual hizo ahora con todas sus fuerzas y, ¿Qué creen? ¡Qué se rompe la burbuja blanca, muy blanca! Sintió que algo fresco le pegaba en la cara, pero no podía ver que era, solo sentirlo. (Era el viento). Sacó su cabecita por el agujero y vio a otros pollitos como él, que corrieron a darle la bienvenida. Lo rodearon y piaban todos a la vez. Entonces se dio cuenta que los sonidos de pío, pío, pío, qué había escuchado cuando estaba adentro de la burbuja blanca, eran producidos por los demás compañeritos de aventura. Trató de imitarlos y se sorprendió que, de su garganta, le salían píos, píos, y píos, iguales a los de los otros pollitos. Se puso de pie en sus dos patitas, se levantó, se desperezó, se estiró y brincó fuera del cascarón, que así se llama la cosa blanca, muy blanca. Se sintió tan contento, que agitó sus pequeñas alitas, como tratando de volar, pero no pudo. Se dio cuenta que había pollitos de color amarillo, cafés y color negro. Pero, independientemente del color de sus pequeñísimas plumas, todos jugaban entre sí, a ser "polliticos y pollicias", (sic). En esos momentos, se acercó un animal enorme que los veía con alegría y mucho gusto. ¡Era mamá gallina, la mamá de todos los pollitos! Se echó sobre sus patas y comenzó a picotear en el piso, con su gran pico. Sin saber cómo, ni porqué, todos los pollitos corrieron a meterse debajo de sus alas, que los cubrieron como un escudo protector. Esa es la señal de alarma, con la cual las gallinas llaman a sus polluelos, cuando perciben algún peligro para ellos, para que se protejan bajo sus alas. ¿Lo sabían ustedes amiguitos? ¡Había nacido un pollito! (Fin). Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

 

Autor: Ricardo Garrés Valdez

Comentario:

Un mundo nuevo: un escenario. La economía del futuro ya se encuentra con nosotros, y los economistas no se han dado por enterados: es natural, como siempre, caminan detrás de los acontecimientos, a veces por generaciones, repitiendo las mentiras del pasado, las cuales fueron verdades en su tiempo, como los chavos de la Escuela de Chicago. El futuro ya no es lo que solía ser. De pronto, se presenta un agente desconocido (Covid-19), elimina unos cuantos de cientos de miles de personas y voltea la economía global al revés, "reduciendo la carga de pensiones, porque "se lleva a los viejos", como en España". Por ejemplo, elimina nuestras antiguas costumbres de un golpe: ir a un restaurante, al teatro, a museos, al gimnasio, a la oficina, incluso a centros educativos, a eventos deportivos, a reuniones de masas por los políticos: “Monde: c'est fini” (“Mundo, esto se acabó”). De pronto, los enormes edificios, como los templos y anfiteatros griegos, se vuelven reliquias atávicas. Si en el pasado los guerreros usaban cascos de acero con careta para protegerse en combate, hoy es cubrirse la cara con máscara, como las máscaras de Bután, y los ojos con lentes, mínimo: estamos en guerra contra un enemigo invisible; y como las guerras, nunca se acabará, dicen los “optimistas.” Antes, las transiciones económicas y sociales tomaban siglos: hoy tomará solo unos cuantos años. Los Adam Smiths y Keynes ya no aparecerán después de siglos, hoy deben de aparecer en cuestión de años; o meses, en algunos casos… Mark Cuban, billonario, dueño de los Dallas Maverick, recomienda que el gobierno envíe $1,000 dólares mensuales a todos los hogares, para salvar a los negocios pequeños y no tan pequeños… "nada de regalitos a los Privados de Iniciativa" (ignora que es keynesiano). Malas noticias para los trabajadores: se requerirán menos, con la aplicación acelerada, por necesidad, de la tecnología, menos trabajadores en diversas áreas: antes, cuando era necesario el contacto humano para negociar contratos, acuerdos, etc. debían hacerse en persona, estrechando las manos al final, sellando un acuerdo: Hoy, hasta estrechar las manos en saludo es un gesto antiguo, antihigiénico, peligroso para la salud, igual que los saludos fifís de besito al aire pegando los mofletes. Y claro, esto es un reto para la sociedad: un mundo rápidamente robotizado, aplicando tecnología para la enseñanza y la dirección de empresas, con el resultado de prescindir de personas, las cuales no devengarán un ingreso, afectando negativamente la demanda obviamente. Los economistas se divierten entreteniendo el pensamiento antiguo de “los avances en tecnología producen al final más empleos”, recordando los tiempos de los Ludditas de 1779, destruyendo los telares, los cuales dejaban sin empleo a miles de tejedores ingleses. Eran otros tiempos, ya que siempre hubo una demanda exterior, razón por la cual nuevos empleos se crean, y claro, destruyendo el empleo de naciones menos avanzadas, y eso “no era de importancia” para los ingleses y otros países avanzados, total, los colonizaron y ya... y sus culturas "eran atrasadas" con elevado desempleo… producido por la exportación de sus textiles, como en la India. Ese "mundo antiguo" se acabó para la nueva economía. Pero "no se alegren": es solo un escenario, vendrán otros. Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Buscador:

Paellas